13 de enero de 2009, NADA QUE CELEBRAR, MUCHO QUE DENUNCIAR

by

El 13 de Enero de 2009 cumple 8 años la LORPM (Ley Orgánica de Responsabilidad Penal de Menores), tras su puesta en vigor en el 2001.

Nada que celebrar, pero sí que denunciar

La que se inició bajo el pretexto de ser un instrumento válido para dar respuesta a los conflictos y dificultades de los y las menores, en el ámbito estrictamente penal, aunque con apariencia de medidas educativas, con el paso de los años se declara como un ley absolutamente represora y carcelera, como ya desde algunos espacios de denuncia social se venia proclamando desde su inicio.

Ya se han encargado los medios de comunicación de crear la alarma social necesaria, ante conflictos (que aunque puntuales, sí en ocasiones dramáticos) que generar una conciencia en la población que justifica que lo que estos niños/as necesitan es mano dura y cuanto antes mejor.

No es casualidad que a lo largo de estos años se hayan realizado hasta 5 modificaciones de la mencionada ley y todas ellas relacionadas de alguna manera con el endurecimiento de las medidas y afianzando el sentido de la ley como instrumento de control hacia la población adolescente, principalmente a jóvenes de barrios desfavorecidos y jóvenes que llegan de otros de países en situación irregular.

Bastaría centrar nuestra atención en el último centro construido en Valencia, “Centre de reeducació Jaume I”, situado en la población de Picassent a 100 metros de la cárcel para personas adultas, sirviéndonos ese simple dato para darnos cuenta que nos encontramos ante una verdadera cárcel.

¿Cómo se nos puede decir que se educa, en un recinto absolutamente cerrado y rodeado de alambrada, aislado de la sociedad, con celdas de 2 metros de ancho por tres de largo, donde todo en las mismas esta construido de hormigón, la mesa, la cama, los estantes y donde lo único que se pretende cumplir es un reglamento de medidas castigadoras?

Si los engañosos datos, que nos muestran en relación al aumento en la comisión de hechos delictivos significase algo, significaría en todo caso un total fracaso de esta ley, y no únicamente por las medidas que impone , sean éstas en régimen abierto o cerrado , sino por su filosofía de intervención ,basada en la desnaturalización de los conflictos entre las personas y la judicialización de determinadas realidades sociales a las que históricamente se les ha impuesto la carencia y precariedad a la base de sus vidas.

Podemos hablar ya de efectos secundarios derivados de la aplicación de esta ley, considerada como medicina/remedio para sus creadores y gestores, para nosotras veneno.

Efectos muy nocivos para los y las jóvenes que la sufren principalmente, pero también para sus familias tales como: pérdida y/o deterioro de los vínculos afectivos más cercanos, enfermedades psiquiatricas como consecuencia del internamiento, deterioro de las habilidades de socialización, desequilibrio emocional, destrucción de la personalidad… Podríamos enumerar muchos más para reafirmar que en estos centros se tortura, muchas veces físicamente, pero lo que es una constante, es el maltrato psicológico, donde hablar de las cosas de la calle supone un castigo, donde llamar por el mote a un “colega” es sancionado, y donde recibir visitas de la familia depende de un excelente comportamiento, por nombrar solo unas cuantas.

Es importante recordar que estos centros son mayoritariamente gestionados por empresas privadas, a las que la creación de cada vez más centros les es muy rentable por las desorbitadas cifras de dinero que reciben para ello. Empresas bajo el nombre de fundación tales como Arcos del Castillo, gestora del centro de Picassent, Diagrama gestora del Centro Mariano Ribera y Centro Terapeutico Pí Margall, ambos en Godella, del Pí Gros de Castellón, y un largo etcétera teniendo en cuenta que en el Estado Español hay alrededor de 70 cárceles para jóvenes entre 14 y 18 años.

Resulta así que mientras estas supuestas organizaciones con apellidos tan loables como “fundación” y/o “asociación sin animo de lucro”, se enriquecen y engordan su patrimonio, eso sí, sin olvidarse del tal mentado “interés superior del menor”, los chavales/as en nombre de los cuales gira todo el entramado, son encerrados , olvidados y doblemente castigados.

Y nosotras decimos y defendemos que ¡ENCERRANDO NO SE EDUCA!

Colla Xicalla, colectivo de denuncia y apoyo a menores perteneciente a la coordinadora estatal en solidaridad con las personas presas y a la coordinadora estatal de grupos en defensa de los menores.

Anuncios

2 comentarios to “13 de enero de 2009, NADA QUE CELEBRAR, MUCHO QUE DENUNCIAR”

  1. maria antonia Says:

    me da realmente verguenza ver tan claramente como algunos se pueden lucrar con las desgracias de los mas menores,si alguien cree que un centro de menores los chavales saldran mejor,van listos,son carceles de las cuales salen mas traumatizados que antes,y con tanta rabia y dolor en sus sentimientos que el camino mas rapido al escape es la droga…..delicuencia,ect..CONSEJO:para todos los padres que tengan problemas de drogas con sus hijos menores,id directamente al PROYECTO HOMBRE,de vuestra ciudad mas proxima,ahi hoy dia hay mas de 14 proyectos especializados para jovenes y adultos,para todas las clases de drogas,desde marihuna, a drogas de diseño, ect,con fabulosos profesionales, y terapeutas,y ademas es una ONG,es decir, no os sacaran un duro,s familias seran super bien atendidos,de manera muy solidraia,honesta y responsable,desconfiad del gobieron autonomo y sus CADs, dirigios siempre 1 al proyecto hombre, donde hay gente maravillosa que ayuda a jovenes a salir de todos los problemas judiciales que tengan vuestros hijos por las droga,alcohol,ect…Ademas las familias se sienten muy unidas y apoyadas por serios profesionales que no se lucran del gran dolor ajeno!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  2. maria antonia Says:

    para el tema de los que ya estan presos,que sepa tambien que proyecto hombre trabaja desde dentro de las cárceles,con los profeiosnales expertos en el tema drogas,si un preso debido al trafico o consumo de heroina,cocaina,ect..quiere desintoxicarse,hacer una buenisima terapia de reinserción social,familiar,profesiona,y por ende arreglar sus problemas judiciales que le llevaron a la cárcel,solo tienen que pedirlo dentro de la cárcel a sus monitores,hoy día casi todos los jueces ya rebajan todas las condenas,si el preso quiere ingresar en proyecto hombre,con la condicion de acabarlo integramente claro esta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: