Con la ley de protección de la infancia, ¡también alertas!

by

basta de secuestros

Después de llevar un mes en el “blog” escribiendo principalmente sobre las cárceles de menores y la ley de responsabilidad penal que las ampara , con el nuevo reglamento penitenciario que las regula, ampliamos la escala del mapa de la intervención administranistrativa con los chavales y niños y llegamos a la ley de protección a la infancia.

Esta ley significa, a priori, el marco más potente de cuidado a los niños y niñas, basado en la declaración de los derechos de la infancia y en otros muchos tratados internacionales, que, como suele ser usual, no pasan del primer capítulo: la declaración de intenciones de la ley.

Y el tema es complejo, porque por un lado, la ley de protección, con la exigencia, a las personas e instituciones de la sociedad, de cuidado a niños y niñas, debería ser la plataforma ideal para denunciar a la administración por las agresiones a los chavales, para denunciar a la misma ley penal, que los encierra y que los trata como adultos, cuando ni si quiera se reconocen sus derechos.

Debería ser también el marco jurídico que nos empoderase y legitimara en nuestras actuaciones educativas de acompañamiento a los chavales.

Sin embargo, lejos de todo lo anterior, la ley de protección esta sirviendo, casi exclusivamente, como arma de la administración para controlar a las familias empobrecidas y desobedientes, además de criminalizar los habitos culturales y de crianza de las culturas marginadas.

Y, también, por supuesto, para enriquecimiento de las muchas empresas que gestionan los recursos de protección, como centros residenciales, pisos tutelados, centros de dia o recursos en “medio abierto”.

De nada sirven los datos y estadísticas de la alta “criminalidad” de los niños tutelados, ni lo evidente del intinerario centro de protección-centro de reforma-centro penitenciario-reincidencia-centro penitenciario-muerte civil.

Se sigue inciediendo el la culpabilización a las familias de los problemas que padecen y en la victimización de los niños y niñas, despojándoles de todo derecho a la autodeterminación de su vidas.

Y máxime cuando muchos de ello, como por ejemplo los “menores no acompañados”, tienen muy claro sus intereses en la vida y sólo habría que dejarles en paz…

Colgamos un documento elaborado por APDHA , que puede servir como una introducción al tema y como preámbulo de posteriores artículos que profundicen en la paradoja de “¿quien no protege de los protectores?”

crítica ley de protección

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: